Productos cosméticos & productos dermocosméticos: conoce la diferencia

¿Tienes problemas en tu piel? ¿Tu colágeno ha disminuido por el paso del tiempo? ¿Has comprado cientos de productos por cuenta propia, y tu piel aún no recibe ese mimo que merece?

¡Basta ya! Con este post te mostramos las diferencias entre cosméticos y los dermocosméticos, así podrás comprender cuáles se adaptan mejor a tu piel y cuáles te ofrecen beneficios duraderos.

Además, te contamos por qué es importante que tomes acción para cuidar de la dermis, y qué pasa si no lo haces.

Y, por último, veremos las mejores formas de cuidar la piel mediante pasos sencillos.

Diferencias entre los productos cosméticos y los dermocosméticos

Antes de comenzar, es necesario que primero aprendas qué es un producto cosmético y uno dermocosmético. Veamos.

¿Qué es un cosmético? Son productos que permiten limpiar, embellecer u ocultar aspectos visibles de la piel, pero no causa mayor efecto en el organismo, es decir, no consiguen eliminar  de raíz una afección.

Y, ¿qué es un dermocosmético? Es aquel que penetra y genera un cambio, tanto a nivel superficial como celular. También llamados cosmecéuticos o dermatológicos.

Asimismo, se elaboran para distintos tipos de piel: grasa, seca, mixta o con acné.

Sabiendo esto, las diferencias entre los productos cosméticos y dermatológicos son:

  • Un producto cosmético contribuye a que disimules una parte importante de tu piel, así que solo podrás ver los cambios de forma superficial.

    Los productos dermatológicos“arrancan” el problema de la dermis; son adecuadas para aquellas pieles que son sensibles, ya sea por erupciones o irritación constante.

  • Los cosméticos si no están adecuados a tu tipo de piel es probable que los rechaces en forma de llagas, picazón, entre otras.

    Los dermocosméticos corrigen desde adentro hacia afuera, ayudando  de este modo a cuidar tu dermis de alguna reacción secundaria.

    También sus resultados son de larga duración, y se nota cómo de manera progresiva comienzan a verse y sentirse los efectos.

  • Muchos de los productos cosméticos que se encuentran en el mercado no han sido aprobados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    En cambio los productos cosmecéuticos se evalúan antes de salir al mercado, por lo que estos no afectan la piel de forma irreversible.

  • Los cosméticos no son recomendados por especialistas en la piel, pero los productos dermatológicos han sido elaborados para garantizar la salud cutánea.

En conclusión los dermocosméticos te ofrecen seguridad científicamente comprobada, por lo que no producirán efectos secundarios de larga duración.

6 beneficios de la dermocosmética

Los beneficios que los productos dermocosméticos son muchos y te mostramos aalgunos de ellos a continuación:

1 – La tecnología cosmética ha desarrollado productos para el cuidado dérmico, incorporando en ellos minerales, vitaminas y protección solar, que la ayudan a regenerarse desde adentro.

2 – Brinda resultados. Son elaborados para pieles grasas, sensibles, mixtas, entre otras. Son fórmulas especiales para cada tipo de piel.

3 – Elimina las manchas. El sol, productos para la piel, entre otros factores, han causado la pérdida de la pigmentación.
Es por eso que una de las formas de cuidar tu piel es con productos científicamente probados, que ayuden a la dermis a recuperar el color y la uniformidad que necesita.

4 – Los cosmecéuticos son ideales para recuperar la firmeza, colágeno, elasticidad y borrar las líneas de expresión.

5 – Borra cicatrices, elimina el acné y el pH desequilibrado. La dermocosmética contiene ingredientes activos capaces de penetrar y eliminar problemas como cicatrices, sudoración excesiva (equilibrando tu pH) y problemas de acné severo.

6 – Repara el cuero cabelludo. Ayudan a aliviar las molestias de forma progresiva y con efectos capilares de larga duración.

¿Dónde se puede adquirir los productos cosméticos y los dermocosméticos?

Los productos cosméticos puedes adquirirlos en supermercados, catálogos o tiendas en línea.

A pesar de ser tan accesibles es importante que sepas cómo leer las etiquetas de tus productos cosméticos favoritos: simbología, ingredientes, caducidad entre otros detalles.

De esa forma evitarás aquellos envases que podrían causarte irritaciones, alergias, enrojecimientos, etc.

Por otra parte los productos dermocosméticos para el cuidado de la piel puedes hallarlos en spas médicos o clínicas dermatológicas.

Los profesionales que laboran dentro, serán los más indicados en ofrecerte la atención debida que tu piel requiere.

¿Por qué es importante cuidar la piel y cómo hacerlo?

Tu piel es el órgano más grande del cuerpo, por lo que necesita de mucha hidratación.

Esta es capaz de protegernos de bacterias y repararse diariamente siempre y cuando esté bien cuidada.

La piel es un sistema de alarma, porque si no estás al pendiente de tu organismo, ella lo refleja. Pero ¿cómo la ayudas a que se mantenga cuidada e hidratada?

¿Cómo puedes cuidar tu piel para que refleje un estilo de vida saludable?

  • Protege tu piel del sol. Si vas a salir es necesario que te apliques protector solar cada 2 horas para evitar el envejecimiento prematuro.
  • Mantén contigo una sombrilla. De este modo los rayos Ultravioletas no penetrarán directamente en tu piel.
  • Sal más abrigado que de costumbre. Colócate camisas o prendas manga larga, sombrero, zapatos cerrados, entre otros. Esto contribuirá mucho en el buen cuidado de tu piel.
  • Deja de fumar. Fumar te da un aspecto avejentado y produce arrugas al fruncir los labios. También afecta las células productoras de colágeno y elastina.
  • Deja de usar jabones fuertes. Tu piel sufrirá resequedad, ya que eliminará los aceites naturales que esta contiene.

Estos también causan irritación y comezón, por eso trata de seleccionar aquellos con olor suave y dermatológicamente testeados.

  • Evita lavar tu rostro excesivamente. Ten en cuenta que la piel posee una capa de aceite natural, por lo que si la lavas de forma constante, perderá su brillo natural, y tenderá también a resecarse.
  • Seca con golpecitos. Los expertos recomiendan secarse con suaves golpecitos, de este modo el agua podrá entrar en los poros, permitiendo que quede humedad dentro.
  • Hidrata tu piel. Utiliza cremas humectantes o aceites esenciales diariamente.
  • Haz una dieta nutritiva.Procura beber 2 litros de agua al día, así mantendrás tu piel hidratada. También trata de aportarle a tu dieta alimentos como frutas, verduras, granos y proteínas.
  • Cuidado con el estrés. Si no estás alerta, tu piel puede manifestarlo. ¿Cómo? A través de problemas como la sudoración, escamas, sequedad y rojeces, entre otros.
  • Desmaquilla tu rostro. El maquillaje es un ayudante que permite resaltar tu belleza. Pero es importante que utilices productos desmaquillantes para tu rutina diaria.
  • Duerme 8 horas. Ten en cuenta que al descansar completo, evitarás los signos de cansancio, como las ojeras, bolsas en los ojos, arrugas, piel opaca, entre otros.

Es necesario que adquieras productos que te cuiden de acuerdo a tus necesidades. Por ello a veces tendrás que recurrir a los profesionales de la salud y la belleza.

Otra recomendación es que, si no estás 100 % segura de adquirir un producto cosmético, ¡no lo hagas! Es mejor que recurras a tu dermatólogo y salgas de dudas.

Esperamos que hayas podido sacar provecho de las diferencias entre los productos cosméticos y los dermocosméticos y que hayas aprendido a seleccionar los mejores para el cuidado de tu piel.